A nadie se le escapa que en los últimos años la venta de vehículos ha caído en picado en España. También es cierto que las ayudas como las diferentes ediciones del Plan PIVE ha conseguido reducir el impacto de la caída, pero aun así, las ventas han disminuido sustancialmente.

Por el contrario, y lógicamente, la compra de coches de ocasión no ha dejado de crecer hasta batir récord de ventas ya que muchas personas han descubierto las ventajas de adquirir un vehículo usado.

Esta situación se convierte en una oportunidad si pensamos en vender nuestro coche ya que el aumento de la demanda consigue que se mejoren las condiciones de la operación. Por ello, si quieres vender tu coche de segunda mano te dejamos estos consejos para que lo hagas bien y obtengas el mayor beneficio posible.

1.- Precio adecuado, ni más ni menos.

Son varios los factores que definen el precio de un vehículo usado: el estado de conservación, el tipo de motor y su consumo, la antigüedad y el kilometraje. Por mucho cariño que le tengamos, el precio es el que es, y si intentamos inflarlo seguramente no consigamos venderlo nunca ya que la oferta en este sector también es muy amplia.

Si tenemos dudas en el momento de poner un precio a nuestro coche de segunda mano, podemos mirar en Internet y comparar diferentes precios en función de los modelos y condiciones para fijar el más ajustado.

2.- Mejor estado, mayor beneficio.

Como hemos dicho, si queremos conseguir una buena venta es imprescindible que el vehículo se encuentre en buen estado, ya que es un factor clave que se nota rápidamente.  En lo referente al estado debemos tener en cuenta 3 aspectos:

  • Carrocería. La parte exterior del vehículo debe presentar el mejor aspecto posible. Antes de venderlo debemos lavarlo a fondo y encerarlo, además de intentar que no haya habido roces, choques o abolladuras para que realmente parezca, desde fuera, como nuevo.
  • Interior. Una limpieza en profundidad también será necesaria en el interior del coche, si puede ser a manos de un profesional que lo higienice.  Además debemos procurar que todo se encuentre en su sitio y que todo funcione a la perfección.
  • Además de la carrocería y el interior, también debemos tener en cuenta el estado interno del vehículo, las tripas. Esto hace referencia al estado del motor, los filtros, el aceite…

3.- Prueba del vehículo, garantía para el comprador.

Cuando un comprador está interesado en un coche de segunda mano, normalmente lo exigirá pero sino, conviene animarle a dar una vuelta en el mismo para comprobar su funcionamiento. En un primer momento, podemos ser nosotros mismos los que llevemos el coche, aunque si el comprador parece firme en la decisión de adquirir el vehículo, es recomendable que lo pruebe él mismo.

4.- Papeleo en regla.

Para poder vender un coche es esencial tener todos los impuestos y seguros pagados, la ITV pasada, etc. y toda la documentación del turismo a mano, ordenada y limpia. Si se llega a un acuerdo, hay que entregar al nuevo propietario la ficha de ITV en vigor, el permiso de circulación y los recibos de haber pagado el Impuesto de Circulación.

5.- Honestidad ante todo.

Ante una venta, conviene remarcar los puntos fuertes, las ventajas del coche. Intentar esconder sus defectos o desperfectos no será la mejor forma de vender nuestro coche ya que es fácil que el comprador lo termine descubriendo tarde o temprano,

Conservar el automóvil en buen estado, pedir una cantidad ajustada al modelo y edad del mismo y ponerse en el lugar del comprador es clave para realizar la venta con éxito. Siguiendo estos consejos seguro que encontramos las mejores condiciones para la venta de nuestro coche de segunda mano.