Todo lo DIY (Do It Yourself) está de moda y muy pocos productos se escapan a esta corriente que arrasa desde hace años. Comprar siempre es más sencillo, pero desde hace años cada vez son más las personas que se dejan llevar por el ‘hazlo tú mismo’. Y, aunque parezca mentira, la cerveza artesanal hecha en casa acumula grandes adeptos.

Lo primero a tener en cuenta antes de iniciar ‘nuestra aventura’ es que no se trata de un proceso simple y rápido. Además de los ingredientes y las herramientas a emplear, es primordial armarnos de paciencia y pensar en que el resultado, siempre que se realice de forma adecuada, merecerá la pena.

cervezas

Además, es poco aconsejable que este proceso se convierta en flor de un único día. Si el producto finalmente no es de tu agrado, lógicamente, no estás obligado a repetirlo, pero el precio de los ingredientes y herramientas que utilizaremos -en torno a 75 euros- no es especialmente barato. Así, con el objetivo de amortizarlo, lo más recomendable es repetir el proceso en varias ocasiones.

Una vez aclarados estos puntos, tan solo debes seguir los pasos y respetar los tiempos para disfrutar de tu propia cerveza.

PASO 1

Para comenzar tenemos que tener claros los ingredientes que utilizaremos para fabricar nuestra propia cerveza. Pese a que son muchas las herramientas que emplearemos a lo largo del proceso, tan solo son cuatro los ingredientes necesarios: agua, malta, lúpulo y levadura. Las cantidades dependen de los litros de cerveza que queramos producir.

Para evitar posibles fallos en las proporciones a emplear, a través de Internet se pueden adquirir unos kit que contienen la mezcla de malta y lúpulo. Su precio ronda los 16 euros y existe una amplia variedad en el mercado, tanto de fabricantes como de estilos de cerveza.

ce1

PASO 2

Una vez comprados los ingredientes necesarios, llega el momento de iniciar el proceso preparando la olla eléctrica. Pese a que pueden utilizarse distintas opciones, lo más aconsejable es decantarse por una olla para uso hostelero, ya que cuenta con grifo y termostato, dos elementos que facilitan notablemente no fallar en la cocción.

Si nos hemos decantado por utilizar uno de los kits presentados anteriormente, con la mezcla de malta y lúpulo, tan solo deberemos echar el compuesto en la olla con agua -alrededor de 3 litros- y esperar alrededor de una hora.

Por el contrario, si queremos realizar nuestra propia receta, primero deberemos añadir el extracto de malta y por último el lúpulo.

ce2

PASO 3

Si ha concluido la cocción, llega el turno de enfriar el compuesto lo más rápido posible. En concreto, el líquido debe pasar de una temperatura que rondará los 100 grados a unos 30-35º. Este paso puede realizarse empleando distintos métodos, aunque lo más recomendable es utilizar unos enfriadores de cobre que suelen encontrarse en los kit de cerveza para fabricación casera.

Estos kits pueden adquirirse en tiendas especializadas o a través de Internety su precio ronda entre los 30 y 50 euros. De esta forma también contaremos con un recipiente con válvula incluida para el proceso de fermentación u otros instrumentos muy útiles para preparar la cerveza casera.

ce3

PASO 4

Tras cumplir con el proceso y enfriar el compuesto en tiempo récord, lo siguiente que debemos hacer es cambiar nuestra cerveza artesanal a otro recipiente para su fermentación. Como hemos comentado anteriormente, lo más aconsejable es adquirir un kit que incluye todos los instrumentos que se emplean a lo largo del proceso, incluido este cubo para completar la fermentación. Al añadir levadura, que no puede ser la misma que se emplea para la bollería, lo que conseguimos es convertir los azúcares enalcohol y gas.

Si empleamos un recipiente del hogar, debemos optar por un sensacional truco para evitar que se produzcan pequeñas explosiones. Para ello, tapamos el envase con un globo pinchado para que el aire pueda salir sin problemas, pero impedir al mismo tiempo que no entre del exterior.

Pese a que los plazos no siempre son fijos, lo más aconsejable es que la cerveza fermente durante aproximadamente 6-7 días.

ce4

PASO 5

Antes de completar el último paso debemos respetar los plazos marcados anteriormente. De esta forma, no se debe embotellar nuestra cerveza casera antes de los siete días que deben trascurrir desde su fermentación. Superada esta barrera podemos proceder a su embotellado en botellas que podemos comprar especialmente para la ocasión o, por el contrario, reutilizar otras que hayamos guardado en casa.

Pese a ello, para disfrutar de nuestra cerveza casera aún tenemos queesperar dos semanas más. Con este plazo alcanzará su punto de maduración adecuado para su consumo. Eso sí, también podemos mantenerla algunas semanas más.

ce5

¡Comparte esta información con tus amigos!

from Difundir.ORG http://bit.ly/1PkZ42w
via IFTTT