La precaución y la seguridad son importantes en nuestro día a día y también en el trabajo. También es cierto que existen profesiones que implican un mayor riesgo como en las que se debe manejar maquinaria. En estos casos, la precaución debe ser extrema ya que además de sobresaltos se pueden provocar gravísimos accidentes.

Un ejemplo muy fácil en el manejo de maquinaria son las plataformas elevadoras que vemos habitualmente por la calle y que se utilizan para realizar diferentes trabajos de mantenimiento o de construcción principalmente montajes, limpiezas, reparaciones, inspecciones u otras tareas. Las plataformas son máquinas móviles y suelen estar formadas por una plataforma de trabajo con órganos de servicio, una estructura extensible y un chasis. Actualmente se pueden encontrar una gran variedad de plataformas elevadoras como las que van sobre camión, las autopropulsadas de tijera, articuladas, telescópicas o mixtas.

El aumento de su uso para efectuar trabajos en altura, junto con el hecho de que la mayoría de estos equipos son de alquiler, hace que a los riesgos propios se añadan los derivados por el desconocimiento de las normas de utilización segura, dando lugar a accidentes de estos operarios.

¿Quién puede usar una plataforma elevadora?

Sólo pueden hacer uso de las plataformas las personas autorizadas y capacitadas para ello. Para cumplir estos requisitos es necesario ser mayor de 18 años y tener la formación adecuada para su manejo. Esta formación engloba el conocimiento de los símbolos y funciones de los instrumentos de control, de la plataforma de control y el conocer las instrucciones y normal de seguridad.

Principales riesgos de las plataformas elevadoras

Los riesgos que implica el manejo de una plataforma son variados, aunque estos son los principales:

  • Caídas provocadas por un estar sobre una superficie inclinada o inestable, la falta de barandillas de seguridad, el uso de elementos auxiliares sobre la plataforma, el no uso de la protección exigida o por una rotura o deterioro en la máquina.
  • Vuelcos originados por hacer un mal uso de los estabilizadores, trabajar en superficies inclinadas, por un desgaste en el chasis de la plataforma o por su sobrecarga.

  • Caída de materiales sobre personas o bienes por el vuelco del equipo, la desprotección de la plataforma y su mal uso, la utilización de herramientas sueltas sobre la misma, o el no cumplimiento del perímetro de seguridad.

  • Choques del operario contra objetos por la falta de precaución.

  • Contactos eléctricos provocados por la proximidad con líneas eléctricas.

  • Caídas al mismo nivel originadas por la falta de orden y limpieza.

Tomas las medidas de precaución necesarias es fundamental para prevenir y evitar accidentes laborales, así como conocer y poner en práctica las normas de uso, en este caso de las plataformas elevadoras. Para más información sobre el uso y manejo de estas máquinas puedes consultar este PDF con los consejos y medidas para prevenir accidentes con plataformas elevadoras.