Las 4 soluciones para la rehabilitación de fachadas

Las fachadas de los edificios son los elementos que más a la vista están, además de estar sometidas a los diferentes cambios climáticos, por lo que su rehabilitación es una necesidad periódica para la gran mayoría de nuestros inmuebles.

Hasta hace pocos años, las opciones de rehabilitación de edificios y fachadas se reducían a dos que además de no ofrecer resultados estéticos tampoco ayudaban al ahorro energético ni económico.

Las 4 soluciones para la rehabilitación de fachadas

Estos aspectos de ahorro y estética son actualmente básicos en la rehabilitación de fachadas por lo que ahora existe más posibilidades a la hora de afrontar una actuación de este tipo en nuestra vivienda. Concretamente, son 4 los sistemas más usados actualmente en la rehabilitación de fachadas de edificios:

1.- SISTEMA SATE

Este Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior consiste en la colocación en la parte externa de las fachadas de unas planchas de aislamiento térmico adherido al muro. Se utiliza un aislante de poliestireno expandido o lana mineral protegido con un revestimiento formado por varias capas.

Este sistema tiene una excelente relación calidad/precio y ofrece unas reducciones importantes en cuanto al consumo energético, además de contar con una gama de colores y texturas muy extensa.

2.- FACHADA VENTILADA

La fachada ventilada es una de las opciones técnicamente más completas para la rehabilitación de fachadas ya que por un lado resulta muy duradera, es la que mejor soluciona el aislamiento térmico en verano y la que aporta estéticamente más valor al inmueble.

Está formado por una lámina interior, una capa aislante y una hoja exterior no estanca. Esta solución permite cualquier tipo de acabados muy duraderos y de gran calidad, con excelentes prestaciones térmicas y acústicas.

Supone un coste inicial mayor, pero a medio plazo requiere una inversión igual o inferior al resto de soluciones.

3.- ENFOSCADO MONOCAPA

Dentro de los sistemas de rehabilitación de fachadas que no aporta mejoras de aislamiento exterior, el enfoscado monocapa ofrece las características técnicas más interesantes así como una amplia gama de colores y texturas.

Consiste en la aplicación de  un mortero que se extiende sobre las paredes en una sola capa de unos 15 mm de espesor. El producto terminado resulta impermeable y transpirable aunque no supone ninguna mejora en su aislamiento térmico ni acústico.

4.- ENFOSCADO DE MORTERO

Esta es la solución que requiere un menor coste inicial, pero a la larga implica un gasto mayor ya que por un lado no aporta ningún tipo de ahorro energético y por otro lado necesita un mayor mantenimiento.

Es el más duro y resistente, habitual en fachadas de viviendas de bajo presupuesto. Esta dureza lo convierte en un revestimiento demasiado rígido por lo que se agrieta con facilidad y presenta un aspecto final muy pobre.

En la rehabilitación de una fachada normalmente optaremos  por alguna de las cuatro opciones disponibles en el mercado. Es importante en el momento de optar por una u otra comprobar las ayudas disponibles en nuestra ciudad ya que por ejemplo existen diversas ayudas para la rehabilitación de edificios en Barcelona de las que seguramente nos podamos beneficiar si somos residentes de la ciudad condal.

De las opciones que hemos visto, el sistema SATE y la fachada ventilada son las más recomendables ya que además de aislamiento y protección cuentan con un amplio valor añadido en cuanto a durabilidad, mantenimiento, ahorros energéticos y estética.

Posts similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.